12 de noviembre de 2012

El taco.




Para enfadarse hay que tener arte, y esto es así.

No creo que exista nadie con sangre en el cuerpo que no haya sentido el impulso tacoso. Doy fe, por experiencia propia, que el desahogo liberador puede ser rotundo, imaginativo o fino, según el uso, el contexto y el nivel de contención que se le de al vocablo.

Mi padre, era de enfado rápido, surgía de la nada y a la nada se iba en instantes, cualidad que he heredado.

En ese advenimiento prontoso, brotaban de su boca lindezas escatológicas de lo más ocurrentes.

Solía soltarlas a lo bonzo y de carrerilla hasta le punto de la asfixia, por lo que tenías que estar muy atento para que no se escapara ninguna.

De la retahíla de mecagos había dos en su hit parade a las que le tengo especial cariño:

Una, ya lo comenté en su día, era cuando se cagaba en la virgen del triki-triki. Mi respetos si me lee alguien que se llame Triki o Mari Triki, porque entonces es que desconocía la existencia de esta ¿virgen?.

La otra era: Me cago en el tres me cago.

Ya de niña fui cultivando una mente analítica, presta a desmenuzar toda composición, por muy absurda que se presente, y a intentar darle un significado coherente. De esta último hit no lo he conseguido. Por lo que en mis momentos de divagación y mirada perdida, intento hallar el porqué, mi padre, se cagaba en el tres dos veces. Y me estresa no haberlo encontrado.

De otras expresiones llegué a la conclusión, que la sota de una baraja de cartas era una mujer de vida alegre y que si es de oros, mi padre, también se hacía popó...jamás lo hizo en la de espadas, en la de bastos y mucho menos en la de copas.

También debe ser generosamente relajante cagarse en todo lo que se menea...según me ha apuntado hoy una compañera hacerlo 37 pares de veces...que eso ya tiene que ser sufrir un virus estomacal y pagarlo con todo lo que se mueve.

Mi madre, mucho más fina, dónde va a parar, para no dar mal ejemplo a sus niñas, directamente no terminaba JAMÁS el taco y alargaba la letra en la que se quedaba presa de la ira...y de la prudencia.

Así que, lo más normal en una tarde de batalla, de risas cojoneras y de mamá mi hermana me ha metido el dedo en el ojo es que estallara con un BASTA YA coññññññññ.

Que acabara aquí o en una vocal cualquiera menos la "o" dependía del grado de cansancio acumulado. Y si eras medianamente listo te callabas.

Dentro de este grupo podríamos incluir a los flanderianos, de sangre horchatera, que insisten en reducir la intensidad del taco con un diminutivo. Decir puñetitas no alivia. A mí no.

Claro, de esta combinación de finura por parte de madre y creatividad escatológica expresada por vía paterna, podría haber florecido en mí un genio liberador de prontos...pero no, mire usté. Soy de taco escaso pero rotundo y con eco.


¿Y tú, guardas con especial cariño algún hit original made in la boca de alguien enfadado lo suficientemente imaginativo y prudente como para comentarlo?

19 comentarios:

  1. Imaginativo y prudente no sé. Mi padre jamás decía tacos en casa.
    Un día tuve que hacer un trabajo de comunicación organizacional y ahí me ves en su oficina cuando de repente lo escucho gritando y cuando lo veo dice "CARAJO AHORITA MISMO SE VAN TODOS A LA CHINGADA" que es como looo peoooor a donde puedes mandar a un mexicano...

    A partir de ahí cuando mandaba a alguien a la mierda lo hacía con esa elegancia oiga que a mi me impacto.

    Gracias por hacerme recordar momentos con el viejo.

    Besotes desmadrosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja..será el poco uso que se le da por estos lares, pero parece hasta simpático.
      Abrazos!!

      Eliminar
  2. Uy pues yo recuerdo más de mi madre q de mi padre,mi madre es de mucho " estas chiquitas estan tontas" o algo más efectivo como:"uuuuuy como me acerque ahí vereis", de mi padre me acuerdo más del dedo amenazante y del " como me levante" ,luego nunca recuerdo que llegara a nada más ,pero el dedo imponía q te cagas,bueno eso y casarse en Diosssssss, así con mucha ese.Pero sólo cuando conocí a mi chico,aprendí el insulto con educación,desde el principio siempre me suelta " vaya se ud a la mierda señora" , y el cargarse en mi padre o en mi madre también está en su repertorio,pero yo no me quedo atrás,porq en un ataque puedo mezclar todos y cada uno de los insultos de familia y heredados, siempre con cuidado de q los enanos no esten cerca porq eso lo aprenden enseguida :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que reamente me encantaba de mi.padre era la cantidad de cosas que podía decir sin decir tacos...ahora, el tema escatológico lo controlaba sobre o más insospechado, como el tres...
      Yo controlo delante de las niñas, pero como me pille sola conduciendo...en ocasiones, solo a veces, soy basta, rematada.

      Eliminar
  3. En mi casa, no se oían muchos tacos por enfado, más bien los de uso cotidiano; joder, me cago en, de put...y alguna palabra según la ocasión.
    Y yo más bien del estilo, reconozco que enfadada , en discusión, no suelo decir tacos, pero si narro algo enfadada se me escapa una put..y algún acompañante.
    Nada original..y reconozco que me hizo mucha gracia, la primera vez que oí lo de ; me cago en todo lo que se menea..
    Un besito (para endulzar la entrada)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, poco fina me ha quedado sin duda....pero sólo aclarar, me gustaba la imaginación que gastaba para no decir tacos, propiamente dichos, y hacer de ellos su particular taco.
      Un besazo gordo.

      Eliminar
  4. Jaaajajajaja! Lo de la irgen del Triki Triki es antológico!!!!
    En mi casa también hemos sido de cagarnos en todo (muelas, antepasados, etc.). Pero un jefe mío siempre decía: "Me cago en San Blas". Y me sabe muy mal por el pobre santo, pero me se ha pegao ;)
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo...pobre San Blas, qué dura la vida de santo y qué duras sus historias para serlo.
      Pero es que cumple los requisitos de nombre corto y potente, Blas, ¿ves? Blas-Blas-Blas...uyuyu liberador total ;P

      Eliminar
  5. Yo no soy muy de tacos, la verdad, aunque reconozco que son liberadores cuando algo te toca mucho los coj... las narices. En mi Uruguay se acuerdan mucho de la concha de la lora. La concha es eso que tu madre terminaba en "ñ" a secas. No sé qué tiene de especial la de la lora...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate...yo lo utilizo como"Cágate lorito"...pero no como desahogo, sino como un "lo que to te diga, mari".
      Pobres loros y loras, mis respetos a la especie.

      Eliminar
  6. Mi madre siempre ha sido muy de mentar verduras... Lechugas!! depende más de el tono que la palabra en sí, os juro que a mí me acojonaba.

    Pero el taco que más recuerdo era lo que se decía en mi oficina cada vez que se desesperaba alguien arreglando algo, era... a tomar por c.. la bicicleta, a lo que otro compañero siempre contestaba, y en tu c.. un futbolín (????, todavía sigo sin entenderlo, pero nos reiamos que daba gusto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las lechugas en imperativo dan mucho miedo, de toda la vida...cualquier producto de la huerta utilizado fuera de la cazuela y en tono amenazante impone..
      ¿un futbolín dónde...?

      Eliminar
  7. Uy. mi madre se enfada poco, de siempre, pero cuando, un poner, se pinchaba con una aguja, siempre recurre al mismo taco :Cojona! sólo se lo he oido a ella y a Doña Rogelia.
    Yo, que si me enfado cada dos por tres, suelto todos los tacos que se me pasan por la cabeza...qué ordinaria me pongo, cojona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tenía yo en mi infancia a una vecina que era modista (a la que adoro, por cierto), y SIEMPRE decía eso...hasta cuando se reía, que lo hacía mucho.

      Eliminar
  8. Mis padres no han sido nada taqueros, sin embargo yo tengo vocación taquera... Me contengo pero cuando pienso los suelto a tope. Hace un ratito he soltado un me cago en tó lo que se menea, que me ha dejado en la gloria.
    Muy poco elegante, lo se.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alivia y mucho...y quien diga lo contrario es que no lo ha probado ;)

      Eliminar
  9. Jajaj q bueno, en mi casa también son de taco fácil, sobre todo mi madre, mi padre cuando va en el coche eso si. A mi me gusta ver a mi madre decir lo de "me cago en la madre que parió a panete" porque como tu con tu padre y el 3 siempre me quedo pensando quien será ese pobre panete que bastante tenía ya con ese nombre como para que todo el mundo se cague en su madre XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Panete, seguro, era el tío abuelo de los donetes :P

      Eliminar
  10. Mis padres poco taqueros, yo, desde que me independicé, un poco más (sobre todo cuando conduzco)

    ahhh y me ha hecho gracia, porque el taco más gordo de mi madre es el coñ... con cualquier vocal menos la 'o' (como tu madre).

    Jejjeje

    ResponderEliminar